coronavirus

  • Las redes sociales en tiempos del coronavirus: ocho consejos para asociaciones de pacientes

    En una entrevista realizada a Beatriz Peña, responsable de Comunicación y Sensibilización de ACCU, y a Manuel Moreno, fundador de Trecebits, para que nos orienten en las tendencias en redes sociales que ha traído la crisis por el coronavirus COVID-19.

     

    Adaptarse a las circunstanciase

    La pandemia nos afecta a todos los niveles, también en las redes sociales, donde acapara la conversación desde hace semanas. ¿Cómo podemos reaccionar? “Siempre hay que adaptarse a la realidad de las personas a las que nos dirigimos y, en este caso, el coronavirus ha cambiado la realidad de todos los individuos”, explica Manuel Moreno. Nadie estaba preparado para una pandemia como ésta, en ningún plan de redes sociales se incluían disposiciones sobre situaciones de confinamiento. “El sentido común del community manager resulta fundamental” en una situación así.

    Tuvimos que dejar temas en el cajón y hacer modificaciones en la planificación para hablar de la pandemia en todos los canales, ya que es lo que nos estaba demandado la audiencia”, relata Beatriz Peña.

    “El 99% de las consultas que nos han llegado desde el 10 de marzo están relacionadas con el coronavirus y su impacto en la vida de los pacientes: medidas preventivas, gestión de consultas y pruebas, entre otros aspectos”, explica Beatriz Peña.

    Tendencias y nuevos formatos

    La forma en la que consumimos redes sociales ha cambiado durante el confinamiento, disponemos de más tiempo y algunos formatos han multiplicado su popularidad. ”hilos de Twitter y los directos de Instagram han pasado de ser una tendencia a un formato generalizado. Ambos son estupendos para compartir información más larga y elaborada en unas redes sociales en las que prima o la imagen o la brevedad. En ACCU nos hemos lanzado a hacer nuestro primer directo de Instagram, una red social a través de la que nos han llegado gran cantidad de consultas”, relata Beatriz Peña.

    Manuel Moreno también apunta a los directos de Instagram: “Los usuarios están aprovechando la cercanía y frescura de esta aplicación para acercar sus contenidos, dar clases de cocina, mantener sesiones de gimnasia de forma colectiva… Es un formato muy directo y cómodo desde el móvil”.

    Documentarse en fuentes oficiales

    El volumen de información sobre la pandemia en redes sociales puede resultar abrumador, y las fuentes oficiales se convierten en un faro en la tormenta. “Aportan información veraz y de calidad en unas circunstancias en las que debe prevalecer la evidencia y no las opiniones sin contrastar”, afirma la responsable de Comunicación de ACCU.

    “Desde el principio de la crisis hemos recurrido únicamente a fuentes oficiales para preparar nuestros contenidos, tanto al Ministerio de Sanidad como a las autoridades sanitarias de las comunidades autónomas; han sido muy rápidas elaborando infografías fáciles y útiles para la población”, explica.

    Dar las gracias

    Las redes sociales derivan en ocasiones en espacios de conflicto e intoxicación, pero siguen siendo un potente altavoz de movimientos ciudadanos. Y durante el confinamiento se han convertido junto a los balcones de nuestras casas en el lugar desde el que expresar nuestro agradecimiento a aquellos que luchan contra el virus en primera línea.

    En opinión de Manuel Moreno, “cualquier iniciativa que sirva para agradecer a los profesionales sanitarios la labor que están realizando, y no solo a ellos, también al personal de supermercados, a repartidores, a todos aquellos que trabajan para que todo funcione durante esta situación, es digna de admiración”.

    Colaborar con sociedades médicas

    Igual que las autoridades sanitarias son la referencia de información para la ciudadanía general, las sociedades médicas lo son para los pacientes crónicos.

    “Hemos estado en contacto continuo con la sociedad médica GETECCU (Grupo de Trabajo de Enfermedad de Crohn y Colitis Ulcerosa), cuyas recomendaciones hemos difundido y a partir de las cuales hemos creado una serie de vídeos cortos, sencillos y muy visuales específicos para personas con enfermedad inflamatoria”, explica Beatriz Peña.

    Precaución con los bulos

    Los bulos y la desinformación son el lunar que empañan las redes sociales No son un fenómeno nuevo, pero la preocupación propia por una pandemia y el desconocimiento de un asunto relativamente complejo como el virus son un caldo de cultivo propicio.

    “Hemos detectado bastante desinformación y, en ocasiones, continúa, es por informaciones escritas en inglés traducidas de forma errónea al castellano. “Esto pone de relieve el papel fundamental de las fuentes oficiales”, explica Peña.

    Acertar con los hashtags

    Los hashtags (#) sirven para agrupar las conversaciones en redes sociales, que estos días tratan mayoritariamente sobre la pandemia. Manuel Moreno recomienda no obsesionarse con ‘estar en la conversación’, sino elegir los hashtags que realmente tengan que ver con nuestro contenido: “Por mucho que se hable de coronavirus, no es un hashtag obligado en toda publicación”.

    Según Beatriz Peña: “Debemos elegir los hashtags que contengan nuestras palabras clave y que estén alineados con nuestra comunicación. Para saber cuáles son los que más nos convienen, podemos hacer una consulta rápida en los propios buscadores de Twitter e Instagram. Además, herramientas como Hashtracking o Displaypurposes son muy fáciles de usar”.

    Evitar la monotonía

    Adaptar el contenido de nuestra asociación a la situación actual, incluyendo información sobre la pandemia, es positivo, si se hace en su justa medida. “No podemos dedicar todas nuestras publicaciones al coronavirus o querer suplantar el papel de los medios de comunicación o de las instituciones sanitarias. Debemos pensar que los usuarios -y más después de varias semanas de saturación- también están cansados y necesitan hablar de otras cosas”, explica Manuel Moreno.

    Beatriz Peña es de la misma opinión: “Una vez la información básica sobre el coronavirus está asimilada, probablemente otros temas empiecen a tener cabida y se pueda volver poco a poco a lo que teníamos planificado”.

    Fuente: Pfizer Latinoamérica.

  • Cuarentena: una oportunidad para fortalecer la familia

    El diálogo y llegar a acuerdos son claves para sobrellevar esta difícil situación que enfrentamos.

    La coyuntura actual ha llevado a que las familias convivan las 24 horas del día, entre las actividades propias del hogar, las actividades académicas de los hijos y las responsabilidades laborales que no se detienen. Estamos hablando de 43 millones de personas, agrupadas en más de 12 millones de hogares, en donde viven en promedio 3,1 personas, según cifras del Dan.

    Si bien esto no debería generar dificultades, la realidad es que en muchos hogares la situación es muy compleja. Incluso, la convivencia es una de las preocupaciones que tienen los bogotanos en estos momentos, según la encuesta que realizó este año la alcaldía de Bogotá en los días de simulacro.

    Es importante partir de la identificación de los problemas. Las formas de enfrentar el reto psicológico y emocional que se deriva del cambio de rutina que se está viviendo se generan desde las distintas particularidades de cada uno, dentro de la diversidad de familias. Por ejemplo, unas con más espacio físico y más recursos económicos, pero con mayor inteligencia emocional para gobernar adecuadamente las emociones, sentimientos y pensamientos, y viceversa. Las variables son muchas y el impacto de la misma amenaza no es el mismo para todos, pero el reto es común: superar la adversidad y el miedo.

    La magíster en psicología clínica y de la familia Elizabeth Aguirre explica que cuando se habla de relaciones interpersonales no hay “recetas” y que “dependiendo de cómo esté construido el hogar se pueden hacer intervenciones”. Sin embargo, dice que la cuarentena es una oportunidad para que las familias se reencuentren y se reconozcan entre los distintos integrantes. “En la cotidianidad normal, los padres apenas ven a sus hijos en la mañana, y en la noche las distancias son marcadas por diversos factores… ahora se van a tener que volver a hablar y podrán establecer nuevas formas de verse como familia. Estamos siendo extraños en una casa”, explica la psicóloga y concluye que este es el momento en el que le podemos dar el valor, la calidad y el significado al amor que nos tenemos.

    A esto, María del Carmen Docal, también profesora del Instituto de la Familia, agrega un listado de problemas que se pueden generar en estas circunstancias. Por ejemplo, dice: “La situación nos tomó de sorpresa a todos y tuvimos que enfrentar nuevas dinámicas como: estar toda la familia en casa y todos con actividades distintas a las que deben responder. Los padres y madres deben trabajar, y los hijos deben estudiar y seguramente en las casas no hay computadores suficientes para toda la familia. Algunas familias no tienen internet o no es suficiente para las nuevas necesidades”.

    “Todos los miembros de la familia están atravesando por una alta carga de estrés, incluidos los niños y los adultos mayores”, explica la profesora. Y el estrés no es solo de ahora, algunas familias antes del aislamiento en casa venían manejando situaciones de estrés por trabajo o por dificultades en las relaciones, que con el encierro se recrudecen.

    Pero lo más importante es recordar el amor mutuo. Y, además, algunos consejos que están a continuación.

    Cinco consejos de expertos

    Organizarse

    Reorganizarse entre toda la familia para atender las actividades de cuidado del hogar, como preparación de alimentos y limpieza. Si todos colaboran desde sus posibilidades, la carga no recae en una sola persona. La igualdad de género es fundamental para todos.

    Intimidad

    Se deben establecer espacios de soledad para cada uno de los miembros, que deben ser respetados por todos. Puede ser permitir estar solo en la habitación un tiempo determinado. En caso de que el espacio sea pequeño, indicar los límites y establecer el respeto como ley.

    Diálogo, siempre

    Los problemas se deben resolver con diálogo. Y compartir ciertos momentos es fundamental para hablar entre todos. Hablando se pueden ayudar y tranquilizar. En las comidas recordar anécdotas y que los más jóvenes conozcan su historia. Es decir, compartir.

    Acuerdos

    Hacer acuerdos es fundamental. Por ejemplo, establecer que no se toquen los temas que generan conflicto; tampoco hacer burlas, por el contrario, comprometerse a decirle a cada miembro algo bonito dos veces al día y van subiendo el número con cierta frecuencia.

    Solidaridad

    Entender que cada uno asume esta situación de una forma u otra es importante. Por ejemplo, contribuye a la armonía que cada uno se pregunte qué puedo hacer para hacerle la vida más fácil y más feliz a los otros. Eso tradúzcalo en acciones que le aportan a todos.

    Fuente: Simón Granja Matías, Diario El Tiempo, Diario La Opinión y Diario La Nación.

     

     

  • Agencia de Empleo Comfanorte suspende atención presencial al público

    Cúcuta. Como medida preventiva La Agencia de Gestión y Colocación de Empleo Comfanorte en sus centros de empleo ubicados en los municipios de Cúcuta y Ocaña, así como la estrategia Móvil, ha decidido cerrar temporalmente la atención presencial hasta que se logre normalizar la emergencia sanitaria.

    Se habilita en jornada continua de lunes a viernes de 7:00 am a 1:00 p.m. canales de atención tales como: el conmutador 5823455 extensión 409, celulares 3182097656 y 3176688031, correo institucional ageciaempleo@comfanorte.com.co en el centro de empleo sede Cúcuta; y el celular 3175860785, correo institucional agenciaempleoocana@comfanorte.com.co centro de empleo de Ocaña.

    Por Tu Salud #ValeLaPena

    Oficina de Comunicaciones
    Comfanorte
    2020